Sobre mí

Mi nombre es Esther Ventós Navarro, me dedico al trabajo terapéutico desde hace 20 años y soy miembro AETP (Asociación Española de Terapia de Polaridad) desde el año 2001, actualmente en calidad de Vicepresidenta.

Hacerme terapeuta fue una decisión muy acertada, la mejor que he tomado, aunque los principios no resultaron fáciles y muchas veces pensé en tirar la toalla. Finalmente tomé la decisión firme de continuar, básicamente porque mi trabajo me apasiona y creo en lo que hago.

He nacido en una familia humilde, con pocos recursos y con la creencia que para lograr algo se ha de sufrir. Decodificar la idea del sufrimiento, me ha ayudado a llegar hasta este lugar, donde cada vez aprecio y valoro mas mi trabajo con sus alegrías y frustraciones.

Hace años atravesé por un periodo difícil, doloroso y complejo: me diagnosticaron cáncer de mama. Siempre pensé que esto no podía pasarme a mi y pasó. Desde ese instante se inició un proceso de aprendizaje que ha durado años y que continuará durante toda mi vida. Lo más importante es que gracias a la enfermedad pude hacerme consciente de muchas cosas, sobre todo de mi vulnerabilidad, deque todo es transitorio y todo es transitable, del miedo a la muerte, de la importancia de buscar apoyo y sostén, de mi falta de recursos, de mi agotamiento, del estrés que soportaba y ,por encima de todo, pude tomar conciencia de la importancia del amor y de estar vivo, de la vida en sí misma. Como estaba metida en el ámbito terapéutico escuché un sinfín de teorías sobre la enfermedad y comencé a responsabilizarme de mí misma, comencé a investigar en el amor y en la vida, (siempre he sido muy espiritual y he leído un sinfín de libros sobre espiritualidad, conciencia….etc. )Y ahora tocaba experimentar la realidad de estar viva, de tener conciencia y la posibilidad de elegir. Por supuesto y con gran orgullo empecé a investigar en la energía femenina (sin discriminar la masculina) Vi la importancia de nuestras raíces, de honrar nuestra naturaleza salvaje e instintiva y de la alegría de ser mujer en un sinfín de formas ilimitadas.

La investigación con mi energía femenina, me ha traído cosas entrañables, sobre todo por hacerme consciente de mi gran capacidad de amar y la capacidad de todas mis hermanas, grandes mujeres que forman parte de mi.

Agradeciendo cada momento y cada persona que ha formado parte de mi durante todo este tiempo me hice consciente de la necesidad de liberar viejos patrones, antiguas formas asentadas en el inconsciente que limitan la vida y la expresión del ser, con toda su plenitud y libertad.

y

Agradezco a mi madre una mujer grande y que se cree pequeña, a su gran amor incondicional, a su fuerza y coraje, a su resistencia, a su paciencia y aguante ante una hija guerrillera, gracias por permitirme ver mi naturaleza salvaje. Doy las gracias a mi tía Isabel una gran mujer que marchó a otro plano y que me abrió las puertas a la independencia como mujer. A mis abuelas/os cada una con sus peculiaridades, a mis bisabuelas/os, tatarabuelas/os..etc, etc a todas mis tías/os, primas/os., a mi sobrina Alba a la que siento no haberle podido dar todo lo que se merecía,a todas y cada una de mis amigas que no son pocas y que me han acompañado durante todo este tiempo, os tengo presentes en mi corazón y lo sabéis. Quiero agradecer sobre todo a mi padre, por el que siento una gran nostalgia y un profundo respeto, él haberme enseñado lo estéril del sufrimiento, algo que voy integrando, gracias papá. A mi hermano que ha sido importante en mi vida y lo continua siendo. A todos los hombres que han formado, forman y formarán parte de mí.

Esther