Blog

Energía y salud

Sep 11, 2012

«Esta casa de arcilla en que vivimos, donde jugamos y también oramos, es nuestra fortaleza y nuestro templo.
En el difícil juego de la vida construida con las pautas de la mente y los sentimientos duraderos.
Somos lo que comemos y bebemos, somos lo que sentimos y pensamos pues “no solo de pan vive el hombre.»

Las pautas de la mente dirigen nuestra vida.

Los aspectos psicológicos de la enfermedad, son aquellos en los que las emociones y la mente son factores determinantes. Lo que un paciente teme, cree, o piensa afecta su salud y puede llegar a crear bloqueos en el campo emocional, como también en la pauta de energía mental que rige los campos electromagnéticos y establece las pautas para el flujo de las corrientes positivas y negativas.

Los pensamientos negativos y los temores atraen iones negativos, que introducen en nuestro espacio mental ondas de pensamiento y ondas de energía negativa, sentimientos de abatimiento y desesperanza. Todo esto sucede porque hemos dejado de lado la pauta positiva de vida como nuestro ideal, nuestro aliento vital y nuestro pensamiento cotidiano acerca de todos los asuntos. No podemos cultivar pensamientos negativos y cosechar frutos positivos. Hacemos la cama en que yacemos. Construimos la casa en que vivimos. Si realmente queremos la salud debemos estar dispuestos a buscarla, como buscamos o podríamos buscar la riqueza, la educación o cualquier otro logro en la vida…
La conciencia de la vida como corriente de energía, y de su regulación hacia un flujo normal, es la clave del arte natural de la construcción de la salud: regular la comida y la bebida, las emociones y la mente según la pauta de la naturaleza, su tónica y su ritmo natural.
La verdadera salud es la armonía de la vida en nuestro interior que consiste en paz mental, felicidad y bienestar.
No es tan solo una cuestión de buen estado físico sino, más bien, el resultado de que el alma encuentre una libre expresión a través de la mente y el cuerpo de cada individuo.
Una cura consiste en alcanzar la corriente vital interior y restablecer el libre flujo de sus energías. La vida es un río de energía que debe fluir para que su corriente se mantenga clara y benéfica en su recorrido por los organismos que son expresión de esa misma vida.
Por tanto el principal esfuerzo en el arte de curar debe consistir en hacer fluir la vida a través de las zonas corporales y tejidos obstruidos que causan dolor.

Randolf Stone

Últimas entradas

Energía femenina profunda

La naturaleza profunda de la energía femenina me sorprendió hace unos días preguntándome que me estaba ocurriendo últimamente, que me resultaba difícil dedicar el tiempo a lo que me pide el cuerpo. Esta pregunta me conmociono y aún hoy sigue golpeando fuerte en lo más...

Yoga nidra o sueño consciente

Yoga nidra o sueño consciente, es una forma de meditación inmensamente poderosa. Aunque normalmente la persona que comienza a practicar yoga nidra lo hace por su gran efecto relajante, sin tener que hacer esfuerzo para acceder a la relajación. Normalmente pensamos que...

Evolución e involución

Cuando se inicia un proceso terapéutico, podrán darse diversas situaciones, que tendremos que ir abordando, para poder progresar en la conciencia del autoconocimiento, y en la obtención de nuevos recursos, que nos liberen de viejos patrones que dificultan nuestro...

Estrés, enemigo o aliado

El estrés es un proceso natural del cuerpo humano, que genera una respuesta automática ante condiciones externas que resultan amenazadoras o desafiantes, que requieren una movilización de recursos físicos, mentales y conductuales para hacerles frente, y que a veces...