Polaridad

¿Qué es la Terapia de Polaridad?

Es un sistema holístico cuya función es restablecer el flujo energético para recuperar la conexión con la energía vital, elevar nuestro sistema inmune y reconocer y equilibrar nuestros procesos internos.

Esta herramienta es mucho más que una serie de “técnicas” o manipulaciones físicas. Engloba una serie de principios referentes al flujo energético y se valora de qué manera puede estar desequilibrada la energía de un individuo, haciendo uso de una variedad de procedimientos para ayudar a la persona a establecer equilibrio y armonía físicos, emocionales y mentales.

Trabaja el bloqueo a varios niveles: sistema nervioso, sistema músculo-esquelético, columna y sistema cráneo sacral.

La vía para acceder al inconsciente y poner luz a nuestros desequilibrios, es entrar un espacio neutro, vació, de silencio, es decir, en un estado relajado y tranquilo fuera de nuestros problemas e inquietudes. Un espacio en el cual encontrarnos con nosotros mismos.

¿Cómo trabaja?

Con la TP no solo relajamos el sistema, sino que accedemos al dolor con toques más profundos sobre puntos estratégicos del cuerpo como el diafragma, la pelvis, los pies, etc… Movilizando y reconduciendo la energía estancada, para que el sistema la utilice de forma adecuada. Es una terapia reparadora del sistema con toques firmes. La sabiduría innata del organismo empieza a rectificar todo lo que es necesario en un proceso natural de reconexión. En general los tratamientos son indoloros y confortables.

Beneficios

Puntos principales sobre la terapia:

  • Ayuda en la escucha corporal lo cual desarrolla la percepción y beneficia en el reconocimiento de nuestros estados físicos, emocionales y mentales y la cantidad de recursos o no que tenemos para movernos en ellos y acceder a otros estados más saludables para la vida.
  • Mejora la comunicación tanto con nosotros mismos como con el entorno.
  • Posibilita el reconocimiento de nuestros límites y por tanto de nuestras limitaciones, pudiendo actuar así de una manera más realista en la resolución de conflictos, y la consecución de objetivos, pudiendo reconocer de que recursos disponemos y cuales hemos de desarrollar.
  • Se van transformando los patrones de conducta errática mejorando nuestro estado físico en dolores concretos repetitivos.
  • El cuerpo desarrolla una mejor adaptación en las situaciones de stress mejorando así nuestra calidad de vida.
  • Desarrolla el sentimiento de individuo como parte de un sistema evolutivo.

En la vida diaria trastornos emocionales, ansiedades, problemas de trabajo o familiares, accidentes traumáticos, pueden alterar la energía vital y este disturbio energético puede quedar mucho tiempo, incluso cuando el problema está solucionado.

Los 4 Pilares de la terapia de Polaridad

El toque terapéutico

El toque terapéutico, que requiere del conocimiento de los distintos circuitos y patrones energéticos por los que circula la energía, para potenciar su flujo o eliminar su bloqueo, desde un profundo respeto y reconocimiento de que la inteligencia está en el sistema y no en la mente del practicante, apoyando en su actuar la fuerza del universo que anida en cada uno de nosotros.

El yoga de Polaridad

Que consiste en toda una serie de estiramientos y ejercicios ideados para facilitar el libre fluir energético así como su equilibrio. A cada elemento le corresponde unos ejercicios en donde cada practicante podrá adquirir conciencia de sus tensiones y zonas bloqueadas, gracias a estos ejercicios aprenderá a conocerse y responsabilizarse de sus propios bloqueos, implicándose de una forma más activa en su proceso de autorregulación.

La dieta de Polaridad

Por la que a partir de las características energéticas de los distintos alimentos que encontramos en la naturaleza, aprendemos a observar la relación existente entre el comportamiento, el estado interior y los hábitos de nutrición, lo que lleva a propiciar la alimentación más válida para el proceso curativo.

El proceso psicológico

Porque la liberación del flujo de energía pone en movimiento, a partir del proceso de curación del cuerpo, pensamientos, emociones y sentimientos que hay que saber dirigir y acompañar, según el caso. El paciente aprende a tener una percepción clara de sí mismo, de sus sensaciones, emociones y sentimientos tomando conciencia de su relatividad.

Otras Terapias

Nutrigenómica

Nutrigenómica

Nutrigenómica es la ciencia que define la relación entre la dieta y nuestra respuesta determinada...

leer más
Flores de Bach

Flores de Bach

Terapia VibracionalA través de las flores de Bach, California y Australia.Su objetivo principal es...

leer más
Coaching

Coaching

Resolución de conflictosEs una práctica que atiende los asuntos humanos con un enfoque...

leer más
Reiki

Reiki

El Reiki es una técnica japonesa con la cual a través de la imposición de manos incidimos sobre...

leer más

Terapias Grupales